¿Quién sufre más el que fue infiel o el engañado?

Aceptémoslo. Las relaciones son difíciles. Cuesta mucho trabajo y a veces incluso nos rompen el corazón. La traición es una de las experiencias más dolorosas en cualquier relación y los efectos pueden durar mucho tiempo después de que haya ocurrido la traición.

El engaño lo cambia todo y a menudo deja a uno de los miembros de la pareja cuestionando todo lo que creía saber sobre su pareja o cónyuge. También deja al descubierto los puntos débiles de esa persona que podrían ser fatales para la relación. La pareja traicionada tiende a sufrir más que la pareja infiel debido a la confianza rota, pero ambos miembros de la pareja suelen sentirse heridos, enfadados y tristes cuando su pareja les engaña o se revela que es deshonesta de alguna otra manera.

Hay varias preguntas comunes sobre la infidelidad que vale la pena explorar más a fondo si estás lidiando con este tema en tu relación o matrimonio.

¿Quién sufre más después de una traición?

La respuesta corta a esta pregunta es que la persona que más sufre es la que es traicionada en una relación. Hay muchas razones para ello. En primer lugar, siempre es la persona engañada la que se siente traicionada por su pareja. De hecho, la infidelidad suele considerarse la forma definitiva de traición. En segundo lugar, muchas personas engañadas acaban teniendo que lidiar con mucha vergüenza y culpa, no sólo por sus propios actos, sino también por las reacciones de los amigos y familiares que se enteran de la infidelidad.

En muchos casos, los amigos y la familia pueden ser más críticos con la persona engañada porque les resulta más fácil culpar a la víctima y mostrar más simpatía por la pareja infiel.

¿Por qué la gente engaña?

Las personas que engañan suelen hacerlo por una de estas tres razones: Son infelices en la relación y buscan algo mejor, están aburridas en la relación pero no están dispuestas a romper y empezar de nuevo, o son narcisistas que ven a otras personas como objetos que pueden utilizar y desechar a su antojo.

Las dos primeras razones suelen ser el resultado de una falta de comunicación e intimidad en la relación. La tercera razón, el narcisismo, es probablemente la razón menos común para engañar y, afortunadamente, también es la más fácil de identificar. Dicho esto, muchas parejas infieles que engañan a sus parejas no lo hacen por ninguna de estas razones.

Engañan porque son personas deshonestas y porque son adictos al subidón que les produce el engaño. Si tu pareja te engaña, es probable que tenga un problema que afectará a vuestra relación tarde o temprano. Lo ideal es que intentes ayudarles antes de que te hagan daño a ti o a tu relación.

¿Por qué la gente permanece en relaciones en las que es engañada?

La respuesta corta a esta pregunta es que permanecen en su relación porque están enamorados de su pareja y deciden quedarse, aunque su pareja les haya hecho mucho daño. Muchas relaciones son capaces de recuperarse después de que uno de los miembros de la pareja haya engañado al otro.

Lo importante en estas situaciones es que ambos miembros de la pareja se comprometan a reconstruir la relación, que utilicen la infidelidad como una llamada de atención sobre lo que falta en su relación, y que ambos hagan un esfuerzo serio para tratar los problemas que llevaron al engaño en primer lugar.

Hay muchas razones por las que la gente sigue en una relación después de que su pareja haya sido infiel. En primer lugar, la relación puede ser muy importante para ellos y el engaño fue un incidente aislado. En segundo lugar, las personas pueden tener miedo de que, si dejan la relación, el infiel vaya a por ellas y les haga daño. En tercer lugar, la gente quiere dar a su pareja otra oportunidad para redimirse y reconstruir la relación.

Por último, es importante recordar que las personas que permanecen en una relación después de haber sido engañadas suelen sufrir más que la persona que las engañó.

¿Cuáles son las repercusiones de la infidelidad?

Las repercusiones de la infidelidad son muchas y a menudo continúan mucho después de que se haya producido la infidelidad. La primera y más obvia repercusión de la infidelidad es la ruptura de la confianza, que es una consecuencia común del engaño. Cuando se rompe la confianza en una relación, puede ser muy difícil reconstruirla.

La triste realidad es que incluso cuando una pareja se esfuerza por reconstruir su confianza mutua, ésta puede volver a romperse fácilmente si uno de los miembros de la pareja sigue engañando. Otras repercusiones comunes de la infidelidad son la ansiedad, la depresión y la reducción del sentido de la autoestima.

Si estás en una relación en la que uno de los miembros de la pareja te ha engañado, es importante que te ocupes de tu propio bienestar. También es importante que tengas en cuenta que una relación no te define como persona. Hay muchas otras personas que te quieren y respetan y hay muchas otras relaciones para ti.

¿Cómo recuperar la confianza después de una infidelidad?

La mejor manera de reconstruir la confianza después de la infidelidad es ser honesto, abierto y transparente en su relación. Si te han engañado, es importante que entiendas que ninguna cantidad de tranquilidad reconstruirá completamente la confianza en tu relación. La confianza se construye con el tiempo a través de acciones coherentes y honestas.

Por lo tanto, es importante establecer expectativas realistas para reconstruir la confianza en su relación. Si has engañado a tu pareja, es importante entender que tendrás que trabajar mucho más para reconstruir la confianza en tu relación. No se trata de un proyecto a corto plazo, sino de un proceso a largo plazo que requiere mucha autorreflexión, honestidad constante y franqueza.

Tienes que preguntarte por qué has engañado y averiguar qué ha fallado en tu relación para no volver a cometer los mismos errores. Por último, una vez que la confianza se ha roto y dañado, no se cura de la noche a la mañana. Es un proceso largo y lento que a menudo requiere ayuda profesional.

Si estás en una relación, es importante recordar que la fidelidad es la clave de una relación sana y duradera. Una forma de medir la salud de tu relación es preguntarte si alguna vez podrías verte siendo infiel a tu pareja. Si te ves a ti mismo siendo infiel, es una señal de que hay algo que no funciona en tu relación y que debe ser abordado lo antes posible.

Hay muchas parejas que han podido reconstruir sus relaciones después de haber sido dañadas por un acto de infidelidad. La clave del éxito en estos casos es la comunicación abierta y honesta, la voluntad de reflexionar sobre la relación y hacer cambios cuando sea necesario, y la ayuda y el apoyo adecuados de amigos y familiares que puedan ofrecer apoyo y ánimo en el momento y la forma adecuados.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir